domingo, 4 de noviembre de 2007

DURA EL SOL AHORA TAN POCO



Hablar del cambio de hora cuando ya ha dejado de ser un recurso útil en los ascensores no tiene ningún sentido. Lo inventaron, junto con las predicciones metereológicas y la telerealidad, cuando las sociedades civilizadas perdieron la paciencia y los segundos sin interferencias empezaron a resultar demasiado largos, en edificios cada vez más altos.
¿Qué sentido tiene hoy en día si podemos mandar mensajitos -o fingir que los enviamos- entre el bajo y el piso veinte? ¿Si nos arropa nuestra propia banda sonora comprimida en archivos pequeñitos? ¿Si vivimos en una ciudad donde sentimos casi vértigo a partir del octavo? Se puede pensar que lo hacen porque todavía hay jubilados, y aspirantes a serlo, que creen que comunicarse es intercambiar frases hechas de perpetua queja. Pero para eso ya está el precio del pan, la peatonalización, las noticias de Antena 3, las obras o la falta de ellas, la mala educación de los demás, los médicos de cabecera, el cierzo o el partido (de fútbol). ¿Para qué convertirnos en escandinavos una hora antes si ni siquiera con ello somos capaces de soportar el silencio? Y el vodka sigue siendo de garrafón. Claro que para que no echáramos de menos la luz diseñaron la Navidad, que todo el mundo se empeña en decir que está al caer... ¿Estrellitas de bajo consumo o trineos de papanoel rojos y gualdas king size? Mierda, me estoy convirtiendo en uno de ellos. Es la invasión de los ultracuerpos. Pronto dejaré de sonreir, me subiré el cuello del abrigo hasta la orejas y gruñieré a modo de saludo en el próximo ascendor: Cada vez los inviernos empiezan antes.

Si es así y coincidimos cógeme por las solapas, súbeme a la azotea y tírame desde allí. Por fortuna estaré escuchando esta canciónen mi mp3 y ni me enteraré. O quizá vuele. Los juicios de Dios es lo que tienen... hasta que no te lanzan a la hogera es imposible saber si eres culpable o no.

1 comentario:

Mane dijo...

Anímate mujer, ahora aguantas el frío mucho mejor que antes y las Navidades suponen regalos envueltos en papeles de colores que maldistingo. Al menos míralo por ese lado, y según creo todavía te queda algún día para irte por ahí.

El ciclo es así. Si no llega el invierno no llega la primavera con sus primeras terrazas ni el verano con su calor y sus vacaciones de verdad.

En Marzo, está semana santa. No me da la gana de ponerla en mayúsculas, de SEIS DIAS. Es poner una zanahoria al burro ya lo sé, parece muy lejana y tú no haces planes a largo plazo, pero en carreras de fondo de alguna manera hay que incentivarse.

Deja que disfrute del invierno y del frío. Reconozco que la falta de luz lo llevo mal. Ya me tocará despotricar cuando lleguen los treinta grados a la sombra.

Y por favor, que nos avisen el día en que empecemos a parecernos a esos jubilados que tan bien describes, hablando de pastillas de todas las formas y colores, de lo mal que está todo, y la consabida frase de “ en mis tiempos…”

Y como siempre, tú y tus canciones tan originales.


Besos