martes, 8 de julio de 2008

CUANDO NO PASA NADA

Hay una cierta desilusión en el ambiente, como si el león se hubiera limitado a chuparse las patas en el circo romano o los gladiadores hubieran decidido irse de copas a lucir minifalda. "Claro, es que con los cabestros delante". "Y rápido, tan rápido que visto y no visto". "Con el frío que hace, y ya está!" Hay también un alivio silencioso de familias y amigos que desayunan tranquilos, un cierto "uf" momentáneo, por que a fin de cuentas mañana habrá más. Y el que tiene el vicio en el cuerpo volverá a correr. No va esperar otro año, faltaría más.
Pero cuando no pasa nada, no pasa... y los Cebada Gago siguen a la manada, mirando un poco de lado, pero sin apartarse del grupo. Como mucho algún empujón, como cualquier turista cuando va a perder el autobús o se ha despistado comprando postales y ve que sus compañeros ya entran en el coliseo. "Aparta, aparta, que no llego..."


Encierro San Fermín día 8. Toros de Cebada Gago.

2 comentarios:

MANE dijo...

Y que lo digas. Han batido su record del año pasado creo.

Ante las bestias, su velocidad, no hay calentamiento previo que valga. Justo alguna carrera en Estafeta digna de verse y poco más. Los protagonistas tienen cuernos y divisa. Ya pueden dar gracias los mozos que en Santo Domingo se han librado de que los morlacos hicieran más por ellos. Que alguno ha estado en el punto de mira...

Un visto y no visto precioso.

JL dijo...

Más peligrosos son los empujones que dan algunos turistas, sin duda. Y tampoco hay que perder de vista a los contundentes derrotes de las silletas, sobre todo los que no llevan niño. Y cuidado también con los codos automáticos, esos que se activan en jarra a tu paso, en cuanto quieres transitar por un espacio reducido.