miércoles, 7 de mayo de 2008

MAS ALLA DE LAS SOMBRAS



Hoy se ha presentado en el Museo Oteiza el libro "Entre sombras" en el que se recoge el acercamiento personal de cinco fotógrafos al este espacio y a la obra del artista que le da nombre. Hechas las presentaciones formales, lo primero es el cariño y luego, y además la devoción. Uno de los participantes es Luis Azanza (Giromatic, Imaginados y muchas otras cosas más), que ha utilizado una "lensebabie" o picha floja, como también conocemos a esos objetivos en argot casero. A veces cargando a la izquierda, otras a la derecha, otras hacia el infinito... ha conseguido misteriosos desenfoques, muy analógicos en su planteamiento, aplicando a su cámara digitaluna lente casi de juguete. El resultado, bello e inquietante, puede verse, además de en la publicación, aquí

Como el texto que ha incluído el comisario y alma mater del proyecto, Carlos Cánovas, recoge muy bien el espíritu del trabajo de Luis, añado una cita. "Las luces apagadas, lo que llamamos "claves bajas" en nuestra particular jerga, contribuyen a acentuar los aspectos misteriosos del edificio, y el esquematismo de las líneas quiere remitir directamente a la obra del artista, recordando a menudo sus conocidas cajas. La pobreza de la óptica contribuye a la eliminación de los elementos no deseados en el encuadre y, por tanto, a su simplificación en un esfuerzo que aspira a la esencialidad en cada toma, sin perder de vista, no obstante, que cada imagen quiere encerrar una atmósfera, la que el fotógrafo percibe en los lugares a los que dirige su cámara. Interior-exterior y realidad-ficción son los dos ejes sobre los que Azanza ha querido articular su trabajo".

Luis Azanza

Dicho esto, hay que destacar también, (no me riñáis porque la cabra tire al monte), al resto de fotógrafos, igualmente meritorios e interesantes: Clemente Bernard, el propio Carlos Cánovas, Koldo Chamorro y Xabi Landa.

Como estos chicos son artistas, aunque no estén del todo convencidos de ello, tienen el aura ya incorporada... con tintes angelicales en el caso de Azanza, con ciertos matices diabólicos en el caso de Landa, y con un claro de deseo de abducción en el Bernard. Así que demos de una vez una patada a Walter Benjamín para que descanse en paz. Y busquémonos otra referencia. Quizá de Boileau: "Es una sombra en el cuadro lo que le da brillo". Amen.


Muchas felicidades Clemente y estupendos 35!!!!!!



-Las autoridades sanitarias advierten que este post es fruto de la fiebre del heno o de la empanada. Es que no se me puede sacar al campo. A ver si recupero la salud-

1 comentario:

gourmet-image dijo...

Comparto contigo la fiebre del heno, la pasión por la Fotografía y por algún fotógrafo en particular,(cada una el suyo, aunque ellos son almas generosas y santas). Ayer no pudimos seguir con la celebración, espero que este libro lleve debajo del brazo una exposición. Que es como la guinda del pastel. Y también que nos veamos "obligad@s" a compartir empanada.

Besos Maika